jueves, abril 24, 2008

Nuestro medio confirma que el socialismo tenía razón: la alegría de unos pocos cuesta mucho más cara que la felicidad para todos.

Detalle:

Y conste que según fuentes extraoficiales -que espían apostados en la azotea del Indec-, la felicidad para todos aún no alcanzó el techo de su incremento. Al servicio de vuestra curiosidad, Holaholahelecho, Lugarteniente del Correveidile.

1 comentario:

Pirlusa de la Sapinonda dijo...

No hay caso, una hace chistes políticos y no hay repercusión alguna. Seguiré poniendo fotos mías atrevidas, pues.